lunes, 7 de marzo de 2011

Planimetrías arqueológicas III: importando y digitalizando datos con sig

Retomando el hilo de la creación de planimetrías arqueológicas, vamos a efectuar una pequeña introducción a la importación y digitalización de datos mediante tres Sig libres de escritorio: GvSig, Quantum Gis y Openjump. Pretendemos demostrar que, al menos en arqueología, los Sig libres son ya una alternativa real al dibujo con Cad, y que además en la mayoría de las ocasiones son incluso más adecuados para tratar información arqueológica.

En el libro de SIG libre se citan un buen puñado de herramientas de escritorio de código abierto, de las que hemos seleccionado las tres mencionadas puesto que a nuestro entender ofrecen muy buenas funcionalidades con una curva de aprendizaje corta sobre entornos muy intuitivos, aunque cabe decir que existen otras en las que seguramente se pueden efectuar las mismas operaciones, por ejemplo uDig o Kosmo.

El caso común que nos planteamos como ejemplo parte de un archivo de texto con las coordenadas de los puntos que delimitan dos muros (obtenidos por ejemplo mediante estación total), y el objetivo será tratar de importar y obtener una capa en formato shape con los polígonos de las estructuras. El archivo de texto (puntos.csv) posee el siguiente formato:


ID,Y,X,Z,UE
01,4457259.920,700638.981,1491.596 ,1001
02,4457260.682,700639.694,1491.463 ,1001
03,4457261.404,700640.534,1491.052 ,1001
04,4457260.781,700641.137,1491.050 ,1001
05,4457259.967,700640.398,1491.403 ,1001
06,4457259.217,700639.987,1491.617 ,1001
07,4457259.508,700639.223,1491.609 ,1001
08,4457258.539,700641.365,1491.561 ,1002
09,4457259.434,700641.483,1491.438 ,1002
10,4457260.153,700642.030,1491.022 ,1002
11,4457260.095,700643.001,1491.110 ,1002
12,4457257.773,700642.812,1491.509 ,1002


Avanzamos ya que, si bien por diferentes métodos, los tres programas permitieron efectuar la importación con bastante facilidad.

En GvSig el primer paso consiste en añadir una tabla con datos delimitados en formato csv. Para la adecuada importación tuvimos que reemplazar los separadores de “,” a “;” y obtuvimos la tabla sin problemas. Posteriormente, desde una vista cargamos una capa de eventos (menú “vista”) indicando los campos que contienen las coordenadas x e y, para visualizar ya nuestros puntos ya en pantalla. Esta capa la guardamos en formato shape (menú “capa>exportar a>shp”) y la cargamos (la capa de eventos no permite efectuar la operación siguiente, por lo que hay que convertirla en shape). Finalmente convertimos automáticamente los puntos en polígonos a través del diálogo “Crear shp de geometrías derivadas” (menu “capa”). Esta utilidad es muy interesante, puesto que nos permite controlar que puntos queremos que formen parte de los diferentes polígonos de una capa, y además también puede generar lineas a partir de nuestros puntos. De este modo, realmente podemos importar una capa con todos los puntos obtenidos que representan muros, lineas de excavación, cotas, materiales, etc y controlar paso a paso la creación de los diferentes polígonos, líneas, en la capa destino.





En Quantum Gis, el proceso también es realmente sencillo (incluso más), a través del uso de dos complementos: el de “Crear una capa a partir de un archivo de texto delimitado” y el “Points2one”, por lo que se deben de habilitar antes de proceder. Con el primer complemento se obtiene un diálogo donde se deben de indicar los detalles del formato del archivo a importar y el nombre de la capa a generar. Una vez la capa cargada, mediante el segundo de los complementos, “Points2one”, obtenemos los polígonos (o lineas) a partir de los puntos. Si indicamos además el campo que identifica los distintos polígonos (opción “Create output features based on input field”), en nuestro caso el campo “UE”, vamos a obtenerlos separados con sus respectivas etiquetas.





Por último, para obtener resultados equivalentes mediante Openjump el proceso es bastante similar, con la salvedad que debemos adaptar nuestro de texto al formato wkt. El método está muy bien explicado en el excelente tutorial del Digital Archaelogical Documentation Project, por lo que nos evitamos los detalles para centrarnos en un aspecto en el que openjump destaca: en la posibilidad de conseguir una capa que contenga diferentes tipos de entidades, es decir, puntos, lineas y polígonos a través de su propio formato, el jump gml (jml).

Como sabéis, el formato vectorial más extendido en sig es el shape, a pesar de tener la limitación de que una capa en este formato sólo puede contener un tipo de entidades, es decir, o solo puntos, o solo lineas o solo polígonos.

Esta capacidad de Openjump se debe de valorar con atención. Por una parte, lo cierto es que puede ser muy útil poder representar en una sola capa diferentes tipos de entidades (cotas, líneas de excavación, estructuras...), aunque por otra parte el formato jml no es un tipo de archivo que se pueda abrir en otros sig, por lo que debe de usarse sólo si se va trabajar exclusivamente con Openjump.

Seguramente estaréis conmigo en que es mejor sacrificar cierta versatilidad para obtener compatibilidad, puesto que visto lo visto, los tres programas son eficaces en la importación y gestión de este tipo de datos, y por tanto más que decidirnos por uno o por otro, lo mejor es usar cada uno de ellos en función del problema específico al que nos enfrentemos.

viernes, 28 de enero de 2011

Llega LibreOffice

Acaba de lanzarse la primera versión estable de LibreOffice, una suite ofimática de código abierto desarrollada sobre la versión beta del OpenOffice 3.3. Al mismo tiempo, también se ha liberado la versión definitiva del OpenOffice 3.3, con lo que ahora mismo disponemos de dos versiones más o menos iguales de una suite con diferente nombre. ¿Que está ocurriendo?.
La red está que hierve desde que Oracle compró hace unos meses Sun Microsystems, empresa responsable del desarrollo de OpenOffice. Ante una política poco clara de Oracle sobre las futuras intenciones de la suite (y parece ser porque también era el camino natural), un buen puñado de desarrolladores de OpenOffice fundaron the Document Foundation destinada a continuar el desarrollo de la suite con este nuevo nombre: LibreOffice. Tras unos meses de bastante movimiento, el día 25 de enero de 2011 se lanzó la primera versión estable. Al poco, también apareció la nueva versión de OpenOffice.
Así que, ¿y ahora que?.
Bueno, pues parece que de momento podemos trabajar sin problemas con cualquiera de las dos versiones ya que las diferencias son bastante pocas. Por los foros se cuenta que las verdaderas diferencias entre las dos suites seran realmente significativas dentro de unos dos años.
El mundo del software libre parece que ha tomado partido decididamente por LibreOffice (como no podía ser de otra manera), e incluso Ubuntu ha anunciado que en su próxima distribución (11.04) incluirá LibreOffice y no OpenOffice.
Por mi parte por supuesto he instalado la nueva suite y ciertamente no existen grandes novedades. No se, quizás sea algo más rápida... ;-)