domingo, 2 de noviembre de 2008

Ordenadores de campo

Supongo que como yo muchos arqueólogos soñaran con poder llevar un ordenador realmente operativo a la excavación. La razón es fácil de entender: todas la anotaciones que tomamos, todos los datos que generamos, y todos los croquis que trazamos se hacen generalmente sobre papel, y de una manera u otra terminan siendo tecleados o digitalizados al ordenador. Por lo tanto disponer de un ordenador en la excavación podría evitarnos trabajo, y evitar errores. ¿Donde hay que firmar?
A priori, el optimismo tecnológico reinante y la amplia oferta de dispositivos que pueden operar en campo aparenta amplia y adecuada para este tipo de trabajos y entornos. Tenemos PDAs con GPS, portátiles ultraligeros, etc. La pregunta es: ¿son realmente operativos?.
A poco que tratemos de usar un ordenador en excavación nos daremos cuenta que, para empezar, un equipo de campo debe de cumplir unos requisitos determinados, y ser capaz de superar otras tantas dificultades. A saber:
1- El tamaño. Interesan equipos lo más pequeños posibles. Por ejemplo, para un registro simple de datos y proceso de textos, un PDA con un teclado externo puede ser una excelente opción.
2- La duración de las baterías. Los portátiles más usuales suelen tener baterías que como máximo pueden durar un par de horas, y lo mismo sucede con los ordenadores de mano, pero nosotros solemos estar bastantes más horas. Así que debemos asegurarnos de disponer de equipos y dispositivos que suplan esta limitación, es decir, baterías de repuesto y/o como ya comentamos en otro post, cargadores solares.
3- La luminosidad de la pantalla. Los equipos convencionales no están precisamente adaptados para trabajar a cielo abierto, de manera que en pocas palabras apenas se ve un pimiento. Existen sin embargo pantallas adecuadas para este tipo de condiciones ambientales.
4- Y lo más importante: resistentes. Es decir, que soporten manos llenas de tierra, sucias, polvo en el aire, humedad alta (en cuevas por ejemplo), resistentes a golpes, etc. ¿os imagináis por ejemplo un macbook air embarrado y con la pantalla rallada? Una autentica aberración .
En realidad, mucho de lo que estamos hablando se refiere al concepto de ordenador "ruggerizado" (rugged computer en inglés). Se trata de dispositivos preparados para sobrevivir a las más duras y extremas condiciones de trabajo. Para ser considerados así deben además de cumplir ciertos estándares,y lógicamente todo a cambio de un precio.
Entre las marcas que disponen de ruggerizeds computers he encontrado la serie ThoughBook de Panasonic, los equipos de las compañias Armor, Ergo, Itronix, Terralogic o bastantes otros. Para saber de qué precios estamos hablando, para hacernos con un deseable Panasonic Toughbook CF-U1 deberemos preparar 1900 € o más.
En ocasiones, lo que existen son fundas o carcasas ruggerizadas para determinados dispositivos que permiten usarlos con ciertas garantías. Por ejemplo, para un Asus R2E, existe una fundita ruggerizada que solo vale 140 € de nada.
Un tipo de equipos que han entrado con fuerza en el mercado son los Ultraportátiles, con el Asus eeePC abriendo brecha. Son portátiles de bajo coste (alrededor de 300 €), ligeros, y con prestaciones suficientes para los fines que nos interesan. No son resistentes a golpes, pero si sufren algún percance no nos dolerá como con un equipo caro. Echad un vistazo.
En el mundo de los PDA's existen también multitud de modelos preparados para soportar condiciones duras e incluso extremas. Muchos de estos ordenadores de mano son usados habitualmente para descargar los datos de los equipos topográficos, y los más resistentes van destinados al sector militar. Por supuesto el precio aumenta con respecto a los PDA convencionales. Una buena recopilación la podéis consultar aquí. Y como en el caso de los portátiles, existen fundas rugerizadas que permiten protegerlos para nuestros entornos de trabajo. Mirad por ejemplo ésta en ebay.
Así pues, buena parte de los inconvenientes que presenta llevar un ordenador a la excavación y que sea realmente operativo técnicamente están solucionados. Solo hace falta dinero, con un poco de dinero y añade algo más de dinero. Los privilegiados en presupuesto están de enhorabuena (como siempre).