jueves, 14 de agosto de 2008

El Gadget del mes: Cargadores solares

Hasta hace bien poco, las excavaciones arqueológicas eran otra cosa. En urbanas, trabajábamos como en una especie de burbuja en medio del bullicio, intentando evadirnos del tráfico y de las miradas indiscretas de la tercera edad y del observador ocasional. En excavaciones de campo, el sentido de aislamiento era más acentuado, lejos de los núcleos urbanos y a menudo con accesos incómodos o costosos. Todo ello obligaba a la convivencia y contribuía a dar un cierto aire especial a nuestro trabajo.
Y llegó la revolución. La excavación se ha inundado en los últimos años de toda una serie de dispositivos electrónicos que han cambiando bastante radicalmente el panorama. Primero con el móvil, con cobertura casi global. Luego con cámaras digitales, ordenadores de mano, equipos topográficos, GPS, etc. Podemos decir que navegamos hacia el concepto de excavación conectada, casi on-line.
Lo que no ha cambiado, sin embargo, es que allá donde vamos no suele haber enchufes donde cargar todos estos bichos, de manera que hay que planificar bien el uso de las baterías. Y aún así el puñetero Murphy es implacable: la batería se agota en el peor momento. La solución: cargadores solares de baterías.
Los hay de diferentes tipos, tamaños y potencia. Los pequeños permiten cargar el móvil, mp3, pda e incluso pilas recargables. Tienen el tamaño de una cámara compacta o poco más, por lo que son manejables y fáciles de transportar. Y luego los hay más grandes, que permiten recargar baterias de coche, portátiles o cualquier otro chisme de voltaje equivalente. He visto en ebay alguno de los grandes que se presentan como un maletín que al abrirlo despliega los paneles, por lo que también parece factible incorporarlos a nuestros equipos de excavación. Y como curiosidad también llegué a ver (no me preguntéis donde) neveras solares portátiles, que a más de uno le parecerán de lo más útil. ¿Será el fin de la cerveza caliente?
En definitiva, abrid vuestro macuto de arqueólogos y meted al menos un cargador solar para el móvil. Algún día me lo agradeceréis.

5 comentarios:

  1. Bravo! El destino ha sido generososo y ha puesto este blog en mi vida. Como siempre le he tenido pánico a la informática no me veía capaz de desempeñar mi labor arqueológica en condiciones sin tener que matricularme en alguna academia, que seguro abandonaría antes del primer mes. Gracias por acercarnos la arqueología digital, sigue así. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Desde luego, pasar horas y horas al sol es lo que no nos falta en este trabajo: qué mejor que aprovecharlo para recargar los aparatejos. Cada día resulta más interesante tu blog, siempre se encuentra aquí buena información para ponerse al día, y con lo rápido que evolucionan los avances tecnológicos, esto es fundamental. Gracias, saludos :)

    ResponderEliminar
  3. Muy buen artículo!

    Quieres intercanviar links?

    www.ibercalafellblog.blogspot.com

    Gracias!

    ResponderEliminar
  4. Hola. Ibercalafell ya está entre los otros blogs de arqueología. Recomiendo la visita porque el blog está realmente bien.

    ResponderEliminar
  5. No esta mal esto de crear un anillo con todos los blog que hablen de arqueología.

    ResponderEliminar