miércoles, 23 de julio de 2008

Gestión bibliográfica

Ocurre a menudo. Leyendo un artículo se nos aparece una cita americana que nos interesa. Vamos al listado de bibliografía en búsqueda de nuestra referencia completa pero con sorpresa descubrimos que ¡no figura!. Con toda probabilidad el autor del artículo que estamos leyendo no usó un programa de gestión bibliográfica.
La gestión de la bibliografía es quizás uno de los aspectos más importantes y a la vez farragosos en la creación de textos de carácter arqueológico, sean técnicos como científicos. En este tema, existen dos facetas complementarias: en primer lugar qué sistema de citación y formateado de la bibliografía empleamos; y en segundo lugar, cómo gestionamos esto en nuestro procesador de textos para que todas las referencias citadas a lo largo del texto queden reflejadas en el listado bibliográfico final.
La primera de ellas no va a ser abordada aquí, puesto que está tratado en otros lugares (por ejemplo en la wikipedia). Además para el caso de las revistas especializadas, el modo de procesar la bibliografía suele estar detallado en las normas de publicación. Eso sí, hay que meterse en la cabeza que no hay un sólo método.
Así que vamos con lo segundo que está más en la onda del blog.
Los llamados programas de gestión bibliográfica son un tipo de software que permiten gestionar referencias bibliográficas, tomar notas sobre ellas, clasificarlas por palabras clave, etc. En esencia son bases de datos cuyos atributos describen las diferentes partes de la referencia (autor, título, año de publicación, etc). Su uso se hace más versátil cuando se usan conjuntamente con el procesador de textos, de manera que a un programa de este tipo debemos de poderle pedir que nos inserte citas entre el texto y al finalizar el trabajo que nos genere el listado de bibliografía citada en el artículo. Y claro, sin olvidos.
OpenOffice ya lleva incorporada la posibilidad de gestionar bibliografía a través de una base de datos y diversos comandos predefinidos que permiten emplearla en los textos del writer. Tiene muchas ventajas y algunos inconvenientes, pero funciona de perlas. Quizás la mayor incomodidad venga de los formularios con los que editar las referencias, aunque para mi sigue siendo de las primeras opciones.
Existen además otras muchas alternativas de código abierto (y de pago), y existen varios puntos en la red donde podemos consultar comparativas, como por ejemplo aquí (entre programas de código abierto), o aquí (conjuntamente con los de pago). Personalmente he trasteado con el bibus, que tiene buena pinta, y además funciona también con "otros procesadores".
Sin embargo, existe una opción del OpenOffice que es especialmente cómoda, al menos para mi, y que en eso supera a los demás. Suelo llevar detrás el documento con el que en ese momento estoy trabajando, de manera que lo edito tanto en casa como en el trabajo (o allá donde pinche la memoria flash). El problema de los programas de gestión bibliográfica es que se trata de bases de datos locales (o servidas por internet). Es decir, que puede que en el ordenador con el que esté editando mi documento, no existan las referencias que tecleé en otro. La solución que se da para este problema es exportar las referencias e importarlas en el ordenador de destino (es decir, un rollo). Otra opción es tener un servidor con la base de datos bibliográfica, al que conectamos desde donde editemos. Sin comentarios.
La tercera opción para mi es la buena. El OpenOffice permite incrustar las referencias en el documento, con lo que las referencias van con él allá donde vaya. Además referencias incrustadas en un documento pueden ser copiadas a otro simplemente copiando la cita. Esto se consigue con el comando Insertar>índices>entrada bibliográfica y seleccionando "desde el contenido del documento". Un hallazgo.

5 comentarios:

  1. Hola, ¿sabes si Open Office puede combinarse con EndNote de alguna forma?

    ResponderEliminar
  2. Pues realmente lo desconozco, aunque lo veo difícil. EndNote está orientado hacia procesadores de pago, tipo Word y tal.

    ResponderEliminar
  3. disculpa mi inexperticia. Me encantó esta utilidad, y me encanta openoffice, pero no es posible insertar una referencia bibliográfica según la normativa de Harvard-APA, que es el protocolo estándar aceptado por los documentos científicos:

    - Al respecto Fulano (1998) dijo que cita no textual
    - "Cita Textual" (Fulano, 1998:53)
    - cita no textual (Fulano, 1998)
    - cita autor repetido (1998:53)

    Aquí hay una guía completa sobre como utilizar las reglas de Harvard-APA

    ResponderEliminar
  4. Gracias Andrés. Lo leeré con detenimiento.

    ResponderEliminar
  5. Open Office 3.1 ya se integra al endnote igual de facil que el office de microsoft

    ResponderEliminar